top of page

En familia es mejor!


La mejor forma de inculcar hábitos en los niños es con el ejemplo. Las metas personales de salud son excelentes pero si son en familias, son mejores


Tenemos 18 hábitos saludables en familia que compartirte 😉👇

1️⃣ Hacer la cama. Es una tarea simple pero una cama recién hecha nos ayuda a iniciar el día de forma positiva y con orden. Anoten con qué frecuencia hace la cama cada miembro de la familia y busquen formas de hacer divertida esta actividad.


2️⃣ Lavarse las manos. Es quizás el hábito más importante para la salud y más ahora por el acontecimiento de la pandemia es importante mostrarle a su familia qué tan importante es el lavado de manos para el mantenimiento de la salud.


3️⃣ Desayunar todos los días.


Quizá puede ser un horario difícil y es común que se sacrifique por los días ajetreados, pero hagan un esfuerzo firme para que la familia desayune todos los días. Ademas es una de las mejores maneras de combatir la sobreali

mentación durante el resto del día. El desayuno tiene un efecto saciante a primera hora del día, y propo


rciona energía constante hasta la hora del almuerzo. Busca ideas de desayunos rápidos si son mañanas muy apretadas.





4️⃣ Cepillarse los dientes. Es importante educar a los niños pequeños a cepillarse los dientes dos veces al día. Esto se debe a que el cepillado de dientes desprende los depósitos de placa y bacterias. Si se evita la acumulación de placa y bacterias en los dientes, contribuirá al mantenimiento de la salud bucal. La duración recomendada para cada sesión de limpieza dental es de dos minutos. Prueba poner un cronómetro en el cuarto de baño para ayudar a que tus niños cumplan con los dos minutos recomendados. También puedes cantar una canción o reproducir música para hacer del cepillado algo más divertido para todos.


5️⃣ Arreglar la casa. Mantener el espacio vital limpio y ordenado es un hábito saludable en el que toda tu familia puede participar. Enseña a tus pequeños dónde deben guardar sus juguetes, libros, ropa y zapatos. Ayuda a los niños a adquirir el hábito de devolver las cosas cuando han terminado de usarlas. Pueden arreglar la casa en equipo, utilizando un cronómetro y limpiando durante 10 minutos. Compitan a ver qué tan rápido pueden poner en orden su casa. Dele a cada niño una tarea diferente cada día para que puedan aprender a barrer, limpiar y sacudir el polvo. Te lo agradecerán cuando vivan solos y sepan mantener sus casas limpias.


6️⃣ Apagar el televisor. Puede consumir gran parte del tiempo libre de su familia. Las sesiones de televisión pueden ser relajantes en moderación, pero si se prolongan demasiado pueden estancar su productividad. Es difícil ser activo y trabajar en una vida más saludable cuando el televisor está encendido. Así que limiten su tiempo delante del televisor a una hora diaria. Apaga el televisor y busca mejores formas de entretenimiento para la familia. Los juegos de mesa son igualmente divertidos e involucran a todos los miembros de la familia. Además, ayudan a los niños a desarrollar habilidades racionales y de resolución de problemas. Da un buen ejemplo a tus hijos invitándolos a jugar cuando se haya agotado el tiempo diario de televisión. Incluso es probable que perciban una mejoría en sus horas de sueño reduciendo las horas de televisión. Además, pasar tiempo sin mirar pantallas permite que los ojos se relajen, reduzcan su exposición a la luz azul y lo ayudará a quedarse dormido con más facilidad.


7️⃣ Moverse. Si la idea es relajarse y jugar en familia, el ejercicio físico es bueno en ambos casos. El ejercicio regular es un excelente hábito en el que trabajar en equipo. Infundir en tus hijos el amor por el deporte durante su juventud puede hacer que cuiden de su estado físico el resto de sus vidas. Pueden consistir en bailar sus canciones favoritas o en un partido de baloncesto en la calle. Cuando toda la familia es activa, es posible pasar tiempo juntos y al mismo tiempo ponerse en forma. Pónganse como objetivo 30 minutos de actividad física cada día. Si su agenda es muy apretada, pueden aprovechar para hacer ejercicio mientras caminan a la escuela o mientras va en bicicleta al trabajo.

8️⃣ Buscar aventuras juntos Las familias que juegan en equipo se mantienen saludables en equipo. Participar en aventuras adecuadas para tu familia puede

hacer del ejercicio una experiencia unificadora para ti y para tus seres queridos. Recrearse en la naturaleza es una manera divertida de ver los paisajes locales y pasar tiempo en familia. Los paseos en bicicleta, la pesca y la escalada en roca son algunas de las aventuras al aire libre en las que se puede embarcar su familia.




9️⃣ Protegerse siempre del sol. El protector solar es la mejor manera de proteger la piel del daño solar. Tanto los niños como los adultos necesitan aplicarse un protector solar antes de salir a jugar al aire libre. Hagan que la aplicación del protector solar sea algo habitual. Enseña a tus niños cómo ponerse ellos mismos el protector solar. Puedes encontrar protectores solares de base mineral, apropiados para niños, que tratan con suavidad su delicada piel. Recuérdense los unos a los otros que deben reaplicar el protector cada dos horas mientras estén al aire libre. Y acostúmbrense también a llevar un sombrero para protegerse del sol.


🔟 Alimentarse del arcoíris. Preparen alimentos variados con los mejores nutrientes. El color rojo intenso, morado profundo y verde oscuro hacen que los alimentos sean interesantes a la vista y buenos para usted. El color de las frutas y de las verduras indican la clase de vitaminas que pueden aportar a su dieta. Los alimentos de color amarillo son excelentes fuentes de vitamina C. Las vitaminas A y E viven en los alimentos rojos y naranjas. Los alimentos verdes están llenos de calcio, hierro y otros fitonutrientes importantes.


1️⃣1️⃣ Tomar agua en vez de bebidas gaseosas. Hay muchas opciones de bebidas deliciosas, las bebidas gaseosas y azucaradas perjudican los dientes y la alimentación. Es mejor beber bebidas saludables o agua, no acostumbre a los pequeños a siempre tomar bebidas azucaradas o gaseosas.


1️⃣2️⃣ Probar alimentos nuevos. Si los alimentos de referencia para tu familia empiezan a quedarse anticuados, prueba a expandir sus opciones. Es difícil mantener una dieta saludable cuando uno toma constantemente los mismos alimentos. Se hace aburrido. Por suerte, existen muchas maneras de variar la alimentación y de mantener el interés en una alimentación saludable.


1️⃣3️⃣ Planear y preparar sus platillos en equipo. Cuando se tienen programadas las comidas es más probable que se siga una alimentación saludable. Hay días de mucho ajetreo y surgen imprevistos, pero no dejen que la comodidad destruya sus hábitos alimenticios saludables. Pruebe a preparar su comida con antelación para tener a mano una opción rápida y saludable.


Los niños pueden ayudar eligiendo los platillos que quieren comer para cenar. A tus niños les encantará sentirse incluidos en la cocina. Muéstrenles cómo se lavan los vegetales y cómo se condimentan las proteínas como el pollo o el pescado. Ellos apreciarán la responsabilidad de ayudar a preparar la cena y disfrutarán su comida más aún.


1️⃣4️⃣ Aprender a leer etiquetas nutricionales. Entender lo que dicen las etiquetas de los alimentos puede ser complicado, así que en familia e intenten descifrarlas juntos. Cuando uno aprende a leer la información nutricional de sus colaciones favoritas, resulta más fácil elegir las opciones saludables.

Tomemos como ejemplo una caja de cereales para el desayuno. El contenido calórico suele encontrarse en la parte superior de la etiqueta, e indica cuántas calorías (moneda energética) hay en cada porción. Tengan en cuenta que una porción no siempre equivale a un tazón enorme. Muéstrenles a sus niños cuántos cereales hay en una porción usando una taza de medir o una báscula de cocina.

Los macronutrientes que se muestran bajo la información calórica indican cuántos carbohidratos, grasas y proteínas hay en los alimentos que usted come. Analicen cuántos de esos carbohidratos provienen de azúcares añadidos, y manténgase alejado de los productos con grandes cantidades de azúcar añadido.

Las grasas se suelen dividir en distintos tipos. Algunos alimentos contienen grasas saturadas, grasas insaturadas y grasas trans. Consulte la etiqueta y vea qué grasas encuentra. Eviten alimentos con grasas trans y monitoreen su ingesta de grasas saturadas.

La proteína se puede encontrar en todo el espectro alimenticio. El pavo, el pollo, la carne roja magra, los huevos, las semillas de lino, las semillas de chía y las nueces son excelentes fuentes de proteína. Muestra a tu familia cómo encontrar la cantidad de proteína presente en cada porción de comida empacada. Desafíense a comer alimentos con al menos seis gramos de proteína por porción.

Las vitaminas y los minerales añadidos, así como la lista de ingredientes, se encuentran en la parte inferior de la etiqueta nutricional. Los nutrientes como el hierro, el zinc y el ácido fólico se añaden para ayudar a alcanzar las cantidades diarias recomendadas.

Cuando vean los ingredientes, fíjense en los que están en la parte superior de la lista. Los que se encuentran más arriba en la lista de ingredientes son los que tienen mayor presencia en el producto. En los alimentos como el pan, las barritas de cereales o la pasta, asegúrense de que los cereales integrales se encuentran en la parte superior de la lista. Una gran cantidad de cereales integrales los mantendrán saciados durante más tiempo.


1️⃣5️⃣ Practicar la consciencia sobre el dinero. Los niños no deben estar al cargo de tu chequera, pero pueden jugar un papel importante en las finanzas de tu familia. Ayudar a sus niños a tener una relación saludable con el dinero es una de las mejores lecciones vitales que puede enseñarles. Acostúmbrenlos a monitorear sus gastos y ayudarlos a reconocer la importancia del ahorro.

Muestren a sus niños cómo crear un presupuesto sencillo para las necesidades de su hogar. Háganlos ver de dónde viene el dinero y en qué lo gasta su familia. Pueden pedirles que lean las facturas que recibe la familia cada mes y que hagan un seguimiento de los recibos del supermercado. Tus niños se sentirán orgullosos de poder ayudar y de comprender mejor el valor del dinero.


1️⃣6️⃣ Dormir bien. La hora de dormir no es solo para los niños. Como familia, intenten cumplir las ocho horas recomendadas de sueño cada noche. Irse a la cama a una hora razonable ayudará a los padres y a los hijos a conseguirlo.

Recuérdenle a su familia (y a ustedes mismos) que su cuerpo necesita una buena cantidad de sueño para ser productivo al día siguiente. Cuéntale a tu familia qué tan recargado de energía te sientes después de obtener el descanso que necesitas. Tus hábitos saludables de sueño pueden servir de ejemplo a tu familia si te retiras a dormir pronto y despiertas a tu hora.

Cuando no puedas dormir, la idea de levantarte a ver la televisión podría resultar tentadora. Si lo haces y los niños lo ven, probablemente se preguntarán si ellos también pueden hacerlo. En lugar de ver películas cuando te sientas inquieto prueba a leer o meditar. Ayudará a calmar tu mente y hará que te duermas en muy poco tiempo.


1️⃣7️⃣ Recompensar con elogios Si notas que alguien de tu familia hizo un buen trabajo, habla sobre ello. Haz saber a tus hijos que reconoce su esfuerzo elogiando sus comportamientos saludables. Las palabras de apoyo y afirmación refuerzan los hábitos familiares saludables.

Intenta no recompensar los comportamientos saludables “rompiendo” los hábitos que ha desarrollado recientemente. Si cambias el duro trabajo por una tarde de atracón y holgazanería podrían terminar echando a perder sus esfuerzos.

En lugar de eso, reconoce los intentos de mantener hábitos saludables elogiándolos. Díganles a sus niños que están orgullosos de ellos por hacer de su salud una prioridad. Y anímenlos a seguir trabajando igual de bien.


1️⃣8️⃣ Practicar lo que predica con los modelos de rol parental El establecimiento de hábitos saludables en la familia requiere de un esfuerzo conjunto. Cuando sus niños vean que estás cambiando, es probable que ellos también quieran seguir su ejemplo. No puedes esperar que los niños se esfuercen por mantener hábitos saludables si tu no cumples con tu parte.

Da permiso a los niños para corregir sus actos de manera respetuosa. Si te proponen dejar el sofá para jugar con ellos, ponte los zapatos y a jugar. Si te recuerdan que no haz hecho tu cama, ve a hacerla.

Liderar a tu familia, en lo que a hábitos saludables se refiere, requiere de tu participación. Muestra a tus hijos lo mucho que dichos hábitos saludables significan para ti practicándolos. Tendrás más éxito alcanzando sus metas de salud si toda la familia trabaja en equipo.


En equipo es mejor y en familia mucho mejor! 🥰

El ejemplo arrastra! Tus pequeños tendrán los hábitos que tú tienes, elige los mejores! 🙌



36 visualizaciones0 comentarios

Σχόλια


bottom of page